Lo que se vuelve difícil en este juego es conseguir que los personajes se vuelvan creíbles, no todas las personas tienen talento para este tipo de juegos, sobre todo porque es trabajo de actores y hay personas que hacen toda una carrera para lograr volverse buenos en esto. El objetivo de este juego no es de ninguna forma ser una gran actriz, pero puede ayudar a que sean más hábiles al momento de jugar.

Para construir un personaje hay algunos pasos sencillos que sirven para desarrollarlo:

1) Ponle un nombre.

Muchas veces vemos personas pasar por la calle y a veces pareciera que podemos adivinar su nombre, otras veces un nombre nos hace imaginar un cierto tipo de cara o de cuerpo. El nombre de Olga siempre me hace pensar en personas grandes, mientras que el nombre de Federico me trae a la mente personas chistosas.

2) Decide sus gustos.

Algo que se debe tomar en cuenta cuando se crea un personaje es que a esta persona no debe gustarle lo mismo que a nosotros, no se trata que sea una persona completamente opuesta, sino que podría estar obsesionada con el pastel de chocolate o con las flores rojas.

3) Crea su personalidad.

Ya que tenemos el nombre y sus gustos el siguiente paso es terminar de formar su personalidad, los primeros dos elementos ya nos ayudan mucho a definir bien cómo será nuestro personaje, a esto hay que agregar qué tipo de mujer nos gustaría ser si pudiéramos ser alguien más. Una Helena podría ser una chica amistosa, amable y linda, que seduzca desde una piel de cordero que disimula la mujer deseosa que la sonrisa deja entrever.

4) Elige su vestuario.

Si teníamos pensado un cambio de look este juego es el indicado para presentarlo a nuestra pareja. Pintarnos el pelo, probar un corte totalmente nuevo pueden ayudar a darle personalidad a este personaje, pero si no podemos arriesgarnos del todo con nuestra apariencia se puede lograr con una peluca y un maquillaje diferente. La ropa también es algo que debe acompañar a este personaje, que se vista igual a como solemos hacerlo hace que no sea del todo creíble. ¿Qué usaría una persona que se llame Ileana y le guste el sexo en la tina?

5) Piensa algunas frases.

La forma en la que hablamos es lo que más nos delata cuando jugamos a los roles, sobre todo si los hacemos con nuestra pareja. Hay que notar cuáles son las frases que solemos decir y evitarlas, reemplazarlas con algunas que sean diferentes a las de siempre. Si soy una persona que suele dudar de todo es probable que diga: no sé, así que al cambiar de personalidad podría evitarlo y decir: si Dios quiere, lo que haría que se tratara de una mujer religiosa.

Estos consejos pueden ser muy útiles para dar rienda suelta a la imaginación y al juego, son la base para que un personaje empiece a tomar forma. La forma más divertida de mejorar en esto es practicarlo seguido. ¡Disfrútenlo!