En general, creo que ninguna mujer necesita una guía para elegir ropa interior, sin embargo, sé de casos que parece que no tienen claro que no sólo es una cuestión de comodidad, sino que es una de las armas de seducción más importantes con los que toda mujer cuenta.

La experiencia me ha dejado muy claro que incluso los calzones de abuelita tienen lo suyo, sólo hay que saber vestirlos. En la actitud que tengamos está el secreto, lo que podemos hacer con la lencería es una combinación entre la prenda y la actitud. Aunque dice mucho de una mujer si usa estampados animales o no, si la textura incita el contacto o si los colores llaman la atención sobre el cuerpo o esperan que pase desapercibido.

Podemos saber mucho de una mujer a partir de la ropa interior que usa, habría que empezar por aquello que nos deja ver, si permite que se muestre, que se sugiera o si la disimula por completo.

Recuerdo una visita que hice a Rio de Janeiro hace ya unos siete años. Tomaba ese día el sol en la playa de Copacabana cuando a lo lejos vi a una mujer que caminaba cerca del mar, vestía un bikini rojo ajustado, de forma que era imposible no verla, el color era llamativo y su cuerpo húmedo brillaba bajo el sol.

Era una mujer rubia y de piel blanca, muy brasileña, aunque no el típico prototipo de mulata que uno piensa al imaginar una mujer de Brasil. El retrato de esta mujer hace pensar de inmediato en una mujer sensual, seductora y atractiva. Depende mucho del gusto en realidad, se trataba de una mujer de curvas generosas y abundantes, una bella mujer gorda que llamaba la atención sobre sí mismo esa mañana, contoneaba su cuerpo y destacaba con el mar azul y el rebosante sol detrás de ella. El bikini llevaba a que no pudiera quitarle los ojos de encima y ella sonreía feliz a la vida.

La actitud de esa mujer es algo que cada una de nosotras debería tener. Creo que hay algunos pasos básicos para elegir lencería, pero antes de eso es necesario que sin importar qué elijamos la magia no ocurre por su cuenta.

El primer paso importante para vestir la ropa interior de forma adecuada, tiene que ver con la manera en que decidimos ponerla sobre nosotros y mostrarla ante el mundo. Siempre que hagamos algo debemos hacerlo con la actitud ideal, la seducción empieza con la forma en que decidimos hacer las cosas.

Cuando decidan qué tipo de ropa interior quieren comprar para seducir es importante que sea algo que les guste y que despierte en ustedes la sensación de verse y sentirse realmente hermosas, seductoras y atractivas. Una tanga roja puede que no sea lo que acomode a todas y algunas prefieran el encaje o esas prendas que parecen telas de araña y muestran sin enseñar nada. La seducción empieza con la forma en que nos presentamos.