En estos días he seguido pensando en la confianza, ahora ya no en cómo es que se consigue y la forma en que una se llena de amor propio. Ahora pienso en los resultados, los que he podido disfrutar los últimos meses y que en realidad son parte de poder disfrutar hoy en día mi sexualidad de una forma mucho más libre, abierta y sin pensar en el tabú.

Insisto, no es una tarea fácil, primero porque hay que tener la autoestima alta y, además, para terminarla de amolar, se necesita de alguien que pueda respetar la libertad que una ha conquistado con el paso del tiempo. Lo complicado es que para eso tenemos todo en contra. No es que quiera ponerme a echar pestes de los hombres, pero sí hay que tener en claro que no es fácil encontrar a uno que cumpla con el perfil que deseamos. Quizás habría que poner un anuncio en el periódico y en alguna bolsa de trabajo, algo como:

 

 

Al final me imagino que pasaría lo de siempre, aplican unos 500 y tal vez ninguno sea el que se busca. Así pasa en la vida, incluso me da la impresión de que si una persona así se presentara no todas lo aceptaríamos, cada quien entiende algo distinto por cada una de esas palabras y qué bueno, sino se desataría la masacre. Imagino a toda el género femenino tan seductor como sólo él viendo en qué redes cae primero. De eso no hay duda, para cada roto hay un descocido. Lo importante es saber reconocer cuál es el que nos conviene.

Hoy en día hay muchas formas de encontrar a alguien, ya no sólo está la red de amigos, sino que también están las redes sociales, también las páginas de ligues y, por si fuera poco, las aplicaciones: tinder, hot or not. Encontrar personas pareciera que se ha vuelto más fácil. Sin embargo, encontrar a una persona que valga la pena es todavía una cuestión de suerte y de salir al ruedo.

¿Cómo fue qué yo encontré a mi pareja? No fue fácil, pero seguí el consejo de una amiga. Ella un día me dijo: ¿qué crees que está haciendo la persona que te gustaría encontrar?, pero más importante todavía: ¿qué esperas estar haciendo cuando lo encuentres? En esa época estaba yo atravesando por una temporada en la que no deseaba salir de mi casa por ninguna razón, de todas formas me quejaba porque no podía conocer a nadie.

Me di cuenta que para encontrar a la persona que tanto esperaba que la vida me pusiera en frente primero tenía que salir al mundo y empezar a conocer personas. Eso sí, no hay que olvidar que se necesita estar lista para que al momento de tener al hombre esperado en frente y no estoy hablando de redes y trampas.