Hay veces que algunos amigos, mi pareja y mis amigas me han insistido en que les explique la forma en que se debe hacer un oral a una mujer. Al parecer no todas las personas son buenas con el sexo oral así que me han pedido que les haga un manual porque además no es sencillo para todas explicarle a su pareja que podría mejorar o que hay algo que le gusta y en lo que podría entretenerse otro poco.

Me parece que la parte más importante es la comunicación, así que antes de pensar en una lista de acciones a seguir para que un cunnilingus esté bien hecho, creo que lo primero es siempre entretenerse en la práctica mutua y la experimentación en pareja. El hecho de que el sexo oral no sea tan satisfactorio sólo puede ser indicativo de una cosa: hace falta más práctica. Si después de cierto tiempo sigue sin dar resultados puede que sea importante dedicar más tiempo a decir lo que nos gusta.

Además, un poco de lengua suele mandar un mensaje muy directo sobre lo mucho que una mujer es apreciada, vale mucho más que todas las palabras que se puedan decir de amor o de pasión. ¿Acaso no las acciones son más significativas que las palabras?

El secreto para que una persona se vuelva buena al momento de aplicar sexo oral a una mujer empieza desde lo más sencillo, no basta con que se aprendan todas las técnicas sexuales y que sepan de memoria el Kamasutra porque el orgasmo no es algo que se consigue sólo por presionar un botón o seguir un manual, sino que se trata de la interacción entre dos personas, la química sexual es el resultado de algo que no tiene que ver con aprender la técnica o saber usar las manos.

Los pasos a seguir son muy simples:

 

1)    Debe de ser algo que ambos disfruten.

No se puede hacer nada que ninguno de los dos no disfrute. Por alguna razón hay personas que no tienen la afición por el sexo oral que, al menos yo, siempre he disfrutado mucho. No se trata de algo que se deba realizar por obligación o a la fuerza, si no sale del alma o el deseo (que a veces parecen una misma cosa) no vale la pena intentarlo.

 

2)    No puede faltar la lubricación

Es importante saber que una vagina húmeda es una vagina feliz. Esto es fundamental para cualquier tipo de acercamiento al sexo de una mujer, así que por si alguna razón se trata de una zona árida lo mejor es generar un ambiente de excitación.

 

Es cierto que hay veces que los labios encierran el tesoro que indica que el cuerpo está en toda la disposición, así que con delicadeza es recomendable que se sugiera que se abra paso con el tacto suave, a veces vale la pena llenar los dedos de saliva porque se trata de un área más que sensible.