Este fin de semana fue para el desquite, no sólo tuve una semana llena de trabajo, sino que él se enfermó y tuvo que estar recluido de la sociedad para evitar una epidemia. Así que para el domingo me di a la tarea de preparar algo para recuperar el tiempo perdido, yo ahogada de trabajo y él delirando por la fiebre dio como resultado que no pudiéramos vernos, apenas llamadas y mensajes. Que no están mal, pero el amor se disfruta mejor cuando la sonrisa está frente a nosotros.

Por eso es que, ya que se encontraba mejor y yo había logrado cerrar con el proyecto que me perseguía, teníamos que disipar la ausencia del otro. Como todavía estaba algo convaleciente pensé que lo ideal era preparar una cena, quedarnos en mi casa, disfrutarnos toda la noche y después acurrucarnos en el sueño. Eso que es el espacio de los dos y donde no entran llamadas. ¿Por qué les cuento todo esto? Pues para darles los pasos para preparar una encerrona legendaria.

¿Cómo se prepara una velada romántica? Hay mucho que se puede tomar en cuenta, pero lo importante es que sepas ver en qué punto de la relación están y qué necesita. Una velada de estas es la oportunidad para muchas cosas.

Yo lo que tomo en cuenta es lo siguiente:

  • 1) El menú. No es que yo sea una chef ni mucho menos, pero si el evento principal de la velada es el sexo, no se puede servir nada muy pesado. Yo opté por sopa, ensalada y pescado. Nada muy elaborado, a menos de que se intente hacer salmón almendrado.
  • 2) La bebida. No sólo se trata del maridaje, sino que lo peor que puede pasar es acabar borrachos, o si se trata de cerveza celebrar el orgasmo con un eructo bien sonoro.
  • 3) El ambiente. Depende mucho de cada quien, pero algo sí tengo claro, no haces una cena como esta en casa cuando tienes visitas de las tías o cuando el baño está en remodelación, a eso hay que sumar tener la casa decente para recibir al amante.
  • 4) El modo. No todo se debe hacer de la misma forma, como tampoco se puede controlar todo lo que pueda pasar o las reacciones que se puedan tener, pero sí hay una forma de entrarle y todo está en la actitud. Cuando una sabe lo que desea, puede lograrlo todo.
  • 5) Los juguetes sexuales. Estas veladas son uno de mis momentos favoritos para introducir nuevas experiencias al sexo en pareja, si todavía no prueban compartir el uso del dildo o las balas vibradoras, si quieren probar posiciones o cumplir fantasías, este es el mejor momento.

Aunque debo confesarles que al final nada salió como esperábamos. Me esforcé tanto en hacer que las cosas estuvieran bien que después de la cena me quedé dormida de lo cansada que estaba mientras veíamos una película. Él me siguió, algo enfermo todavía, no le costó mucho trabajo. Al final lo importante es saber disfrutar de la compañía.