Mi pareja y yo hemos tenido muchos avances en nuestra relación, pero los problemas no son algo que se pueda evitar, sobre todo porque la vida no es algo que se pueda tener controlado o que se solucione de antemano. Aunque es importante llegar a acuerdos, puntos en los que ambos podamos entender que nuestra pareja es una persona que piensa diferente, que atraviesa día con día una serie de cosas que no siempre tiene que ver con nosotras.

Lo importante de los acuerdos es que permiten entender antes de que ocurran los inconvenientes que no se trata de algo personal, incluso cuando pareciera que es el caso. Entender claramente que las motivaciones de nuestra pareja son siempre buscar lo mejor para nosotras, que varios de los errores que podrían suponerse que se viven en una relación muchas veces dan inicio con malentendidos a partir de errores en la comunicación. Por eso muchas veces lo primero que se dice a las parejas con problemas es evitar realizar suposiciones. La claridad entre lo que decimos y queremos hacer es importante para que la relación se desarrolle sin muchos inconvenientes.

Uno de los puntos que hace difícil el proceso de peleas y malentendidos en una pareja tiene que ver con que se trata de momentos en los que casi no vemos a nuestra pareja porque generalmente un poco de espacio y distancia es necesaria para reflexionar las cosas. El inconveniente que siempre he observado al respecto es que en estos instantes de reflexión la relación se enfría un poco y el sexo es lo primero en sufrirlo.

Sin embargo, a pesar de que el enojo repentino podría no ser lo mejor para la relación, también es cierto que el sexo en esos momentos puede volverse más apasionado. Lo importante de buscar a nuestra pareja sólo para sexo cuando las cosas no están del todo bien tiene por objetivo recordar que a pesar de la tristeza o el enojo, el amor persiste y se busca hacer que las cosas salgan bien.

Aunque es importante considerar que el sexo no se tiene para evitar los problemas o para solucionarlos, sino como una forma de dejar en claro que el amor persiste incluso cuando la relación no pasa por los mejores momentos. En cierta forma, el sexo ayuda a tener en claro que se tiene la mejor voluntad para dejar las cosas de lado y darle la importancia a la pareja y a la relación.

Además, la mayor parte de los problemas en una relación son algo ridículos, sobre todo cuando se quiere, cuando hay amor de por medio y las prioridades están claras con relación a lo que se desea de la pareja, construir juntos una vida, un camino, proyectos. Otras personas tienen claro que desean una familia y un hogar, otras personas tenemos claro que somos felices junto a nuestra pareja y que esa es una buena forma de estar, más allá de los problemas que puedan aparecer.