Hace un tiempo que quería explorar algo acerca de esta forma del sexo, porque se supone que los orgasmos que se obtienen son increíbles, más allá de cualquier otro que hayamos podido imaginar. Se trata de una forma de sexo donde se resalta la energía y la parte espiritual de contacto sexual, para lo que es necesario que se realicen meditaciones y haya suficiente tiempo para disfrutar de ese contacto profundo. Una tradición que viene de corrientes de pensamiento del lejano oriente.

Habría que revisar cosas de la India y la forma en que viven y entienden el mundo para entender a profundidad de que se trata el sexo tántrico y disfrutar, pero de lo que he entendido empieza con un cambio en la idea que se tiene de uno mismo, se pasa de ser un cuerpo a ser parte de lo trascendental, lo divino y el universo. Ya con eso hay que acercarse de una forma distinta al placer y al cuerpo de la pareja.

De repente puede sonar muy aburrido si se piensa que hay que acercarse con respeto y solemnidad a la pareja, al menos fue la primera reacción cuando le empecé a contar a mi novio al respecto, pero su actitud cambió bastante cuando le conté que el tantra permite que el sexo dure horas, además de aumentar el deseo sexual. Con eso bastó para que se animara a experimentar con esta otra forma del amor.

Lo importante es el proceso porque el objetivo principal es que el éxtasis sexual duré lo más posible, así que la preparación se basa en la creación de una intimidad profunda. Para eso hay una serie de consejos básicos que se tienen que tomar en cuenta, sobre todo para dejar fuera el mundo exterior y el estrés.

 

1. Crear un espacio íntimo donde el mundo no pueda entrar.

2. Conseguir que las respiraciones se sincronicen.

3. Realizar todo con calma.

4. Mantener el contacto visual todo el tiempo durante la preparación y el sexo.

5. Pasar tiempo en pareja fuera del sexo para reforzar la intimidad y la complicidad.

6. Trabajar con la respiración, se cree que ciertas formas de respirar son capaces de traer paz, tranquilidad o de inducir otros estados en el cuerpo y la mente.

7. Concentrarse en las sensaciones, realmente profundizar en lo que experimenta cada parte de nuestro cuerpo.

 

Todos estos consejos buscan que podamos concentrarnos realmente en lo que estamos viviendo, en las sensaciones y los sentimientos, en la conexión que implica el sexo con lo divino. ¿Qué dice más divino y Dios que una serie de orgasmos intensos, múltiples y compartidos? Creo que esa forma de pensar lo divino en la India coincide mucho con la forma en que me gusta ver la vida.

Falta mucho que probar y que investigar sobre todo esto, hay quiénes tienen una lista de posiciones que creo que vale la pena revisar. Ya que empiece a dominar esto se los haré saber.