En esta ocasión quiero compartir la salida del closet de una amiga y todo lo que salió alrededor de su anuncio público, porque hay varios anuncios que valen la pena realizar en la plena sociedad. Lo que vale la pena, más que hacer de conocimiento popular el secreto a voces, lo que se pone bueno es el chisme. Las fantasías de los amigos y, más todavía, de las amigas.

Yo no puedo dejar de pensar en la canción de Katy Perry, es decir, cuando lo contó estábamos en plena fiesta y no faltó el que no se la creía, el que ya había estado con ella una noche y que sintió reducida su hombría. La primera vez que la recuerdo en la exploración de las mieles femeninas estaba en la confusión, pero no dejaba de reírse. Le había gustado, no la chica, se trataba de otra cosa y ahí ya empezaba a ser obvio.

Mi intención en realidad es hablar de un juguete que a mi amiga le ha divertido inmensamente, divertirse en el papel de hombre y usar el strap on, el arnés que le da la capacidad de penetrar. Ella me explicaba en una ocasión que lo que realmente le excitaba no era hacerle a eso de ser hombre, sino otorgar placer, ser capaz de dar de otra forma.

Además, le gusta llevar la contraria y le encanta colocarse en un papel distinto en su forma de vivir su sexualidad. La exploración es su bandera y ella fue la que la llevó a ser quien es, una mujer que a sus 32 años se lanza a cambiar la forma en que toda la gente la voltea a ver, la manera en que los hombres tienen fantasías sobre ella.

Nunca faltan los amigos que buscan que les presente a esta amiga para tener una cómplice para planear la hazaña del trío. Mi amiga se ríe, no se trata de que rechace la idea, pero lo que si no le entra en la cabeza es compartir con otro hombre, ella dice que no es que no la haya pasado bien en su pasada por la heterosexualidad, pero hay cosas que puede hacer un dildo que un hombre no, muchas veces se mueve mejor. (Tómenlo en cuenta, si hay algún hombre que pase por aquí).

No es por menospreciar a los hombres, cada uno su ritmo y su empeño, logra un camino propio en conseguir el placer y esa es la parte interesante del sexo, lograr entenderse en medio de la noche y cuando la razón deja paso a la intuición pura. Pero entiendo a mi amiga, hay hombres que aunque la mesa está servida no consigue lograrlo.

Lo que considero valioso es que las personas se lancen a buscar la felicidad, para eso no conozco mejor camino que el del placer sexual y los juguetes sexuales. Estar a solas y hacerle las preguntas adecuadas al cuerpo de la forma correcta.