Ahora que mi novio me llevó a ver Deadpool y que es todo un éxito de taquilla me gustaría compartir la parte con la que me quedo de la película. Dicen que se trata de una historia de amor y me parece que lo es en toda la extensión de la palabra, si alguien me pregunta qué es lo que intenta decirnos diría que lo importante es encontrar aquella otra pieza del rompecabezas con la que podemos embonar de la forma correcta y con la que juntos se puede construir una imagen más amplia de la vida.

Aunque hay personas que me dirían que fui a ver una película completamente distinta me parece que la gran lección que nos deja es que puede haber por el mundo una persona cuya locura puede combinar con la nuestra. Con el paso del tiempo me he dado cuenta cada vez más que todas las personas tienen cierta locura, sobre todo a partir de las visitas a las terapias psicológicas.

Cuando empecé a explorar mi sexualidad mis amigas creían que había perdido un tornillo o dos, a pesar de que ellas han experimentado mucho más que yo. Está aquella que fue lesbiana una temporada, que después fue bisexual y empezó a salir con mi hermano, después se declaró nuevamente heterosexual. Está otra que lo que realmente le gusta es hacer intercambio de parejas, lo que ella dice es que es una de las mejores formas para sentir que su relación se construye en la confianza. Como dicen por ahí: Cada quien sus cubas.

Yo le tiro más a disfrutar mi sexualidad en la intimidad, porque me gusta sentir que se trata de un momento de dos, en el que existe cierta complicidad y un lenguaje de cuerpos, sensaciones y gestos que sólo los dos entendemos. No que me dé miedo hablar sobre mi vida sexual, pero al ver esta película de superhéroes que se sale un poco de la línea, no podía dejar de pensar que lo realmente importante en una relación amorosa era el entendimiento real.

¿Cómo sabemos que realmente existe entendimiento con nuestra pareja? Sólo el sexo es capaz de decirlo, cuando existe un momento en el que somos capaz de entendernos con la otra persona el sexo se vuelve maravilloso y constante, porque cuando hay amor se transforma en la forma más clara de cómo disfrutamos el uno del otro.

¿Cómo sabes que se trata de la persona adecuada? No sé, yo lo supe cuando me di cuenta que quien es mi novio estaba preocupado por construir una colección de dildos. No los tenía para usarlos él, sino que tiene la idea de que una vez que haya una mujer que se pueda quedar a su lado por cierto tiempo podrá compartir con ella la colección de juguetes sexuales que ha ido construyendo para poder crear sobre su uso la intimidad sexual que él desea. Felizmente, coincide con la mía. Qué mejor.