En esta entrega quiero hablarte del anillo vibrador, un juguete que visten ellos para el placer nuestro; por eso, si te acercas a Sexísimo para saber si hay un anillo vibrador para ti, esta nueva entrada es justo lo que estás buscando.

Seguramente ya revisaste el catálogo que tenemos y habrás notado nuestro buen gusto en la selección de los productos, nosotros pensamos en que tengan cierta elegancia, no queremos de aquéllos que son desechables y que hacen pensar que se dedican más a artículos para fiesta que a juguetes sexuales. No me malentiendan, los desechables siempre son útiles para quienes van a probar si este juguete es lo que están buscando.

Con relación a qué escoger, no pienso hacerte una recomendación específica, porque además no sé si nos toca a nosotras comprarlo, parece que son ellos los que deben realizar esa indudable muestra de afecto,  lo que sí está en nuestro poder es hacerle saber cuál es el que vemos haciéndonos felices.

Si quieres un anillo, ya sea vibrador o de compromiso creo que debes tomar en cuenta los siguientes puntos:

1) Encontrar a la pareja adecuada. No hay nada más complicado que encontrar a una persona que sea capaz de escucharnos, entendernos y aceptarnos así como venimos, llenas de inseguridades, temores y esperanzas. Si ya tienes a uno que cumple con esto vas muy bien.

2) Saber si él está dispuesto a asumir el compromiso. Debes ser capaces de confiar en él, si no puedes serle sincera sobre tu curiosidad en la cama, debes regresar al paso uno. En una ocasión salí con un chico que me volvía loca, parecía perfecto hasta que le hice la pregunta más dura en toda relación: ¿A dónde crees que va todo esto? Todo se vino abajo con él, no sé si hubiera funcionado decirle ¿quiero que me compres un anillo? Dicen que en el pedir está el dar.

3) Esperar o provocar en él una iniciativa. Si ya tienes a tu hombre, piensa cómo hacerlo llegar a tomar la decisión de comprarte un anillo, él debe ser quien lo compre, a final de cuentas es él quien lo traerá puesto; sino, al menos debe estar seguro, sin iniciativa puede que algo en su erección se vea afectada.

4) Alimenta en él la idea del juego. Lo mencioné ya en alguna entrada anterior, lo importante en cada juego, encuentro y amorío es la capacidad de jugar el uno en el otro, al final lo que buscas no es el anillo, sino el pretexto para la diversión que significa.

5) Disfruta. La felicidad consiste en repetir, en este caso todo aquello que en la pareja se hace en la intimidad parece coincidir con este dicho, pero pon atención, que repetir y rutina no son cosas iguales.

Al final los juguetes sexuales para parejas siempre someten a juicio la relación, si llega él y me dice que desea probar con usar esposas yo podría hacerme la loca o morderme el labio, cómplice y feliz.