Hay algo a lo que le he tomado mucho gusto ahora que me cambié de departamento y conseguí un lugar con uno de los placeres más curiosos que he conocido en estos días. Para el final del día no sé de algo que disfrute más que un baño de agua caliente en una tina, porque además se pueden agregar una gran cantidad de placeres, desde simplemente quedarse en silencio, hasta una sesión de sexo lenta y que en dado caso puede terminar fuera del baño. Incluso puede disfrutarse del baño caliente con comida, un buen vino o una playlist que nos ayude a desconectarnos del mundo.

Si además tienen un vibrador que sea resistente al agua pueden asegurarse una muy buena diversión. Hay algo que pasa en la forma en que sentimos cuando estamos bajo el agua, nuestro tacto funciona de otra forma porque cuando estamos sumergidas y nos toca por todos lados. Si a eso agregamos que nos podemos masturbar, buscar nuestro propio placer y dejarnos llevar, la experiencia puede ser relajante y placentera en muchos niveles. Incluso para terminar de cumplir con la escena, se pueden poner velas aromáticas y el escenario está puesto para lo que se les ocurra.

Los pasos para pasarla bien en una tina no son muchos, pero pueden extenderse si así se quiere. Lo primero es llenarla de agua caliente, si se quieren agregar sales, jabón o algún otro elemento para sentirse en un spa, ése es el momento. Mientras se llena se puede preparar el resto del escenario: las velas aromáticas y la música, para la que recomiendo un playlist acorde a lo que deseen hacer, si desean relajarse o aprovechar el nuevo escenario para probar con el sexo y las diferentes  sensaciones que se pueden presentar.

Si decidieron que iban a llevar un juguete sexual es el momento de tenerlo a la mano para no interrumpirse por cuestiones banales. Yo confieso que me encanta llevar para ocasiones como así un dildo o mis bolas chinas, me parece que son las más adecuadas para el agua. No me pregunten por qué.

En el caso de que hayan decidido agregar una bebida alcohólica a la receta tengan las copas o vasos listos. Recuerden también qué es lo importante, si se trata de embriagarse o si nada más es para darse un respiro a mitad de semana, también si es para desinhibir los ánimos y con eso prepararse para algo nuevo.

Hay personas para las que algo como esto, un ambiente diferente, les dispara la imaginación y los lleva a tener noches inolvidables con sus amantes o consigo mismas. El sexo sin imaginación, sin cambios o sin experimentación, sin exploración, se vuelve algo tedioso, rutinario e incluso me da por pensar que podría ser aburrido.

Cuando las cosas se hacen de forma automática empiezan a perder el sentido, por eso las invito, queridas lectoras a que so desean probar algo nuevo, se animen a hacerlo con la persona que más les despierte el deseo de hacerlas.