Todas las personas somos exalumnos de alguna institución y depende mucho del lugar de donde salimos y la forma en que lo hicimos para determinar si se trata de una experiencia divertida o no, esa que ocurre algunas veces que es el reencuentro y la reunión de (casi nunca) toda la generación.

Las razones para ir son muchas y encuentran sentido en la comparación con el pasado, la risa es el elemento que nunca falta. ¿Te acuerdas de los que decían que se iban a casar? Ahora él es un homosexual felizmente divorciado. Ver los rumbos que toma la vida en algunos momentos y la forma en que sorprende los efectos del tiempo no es sino un gran placer, no deja de serlo ver a la que siempre se le dijo fea acompañada de un hombre diferente año con año y además feliz, o ver al todas mías, atlético en su tiempo, ya pelón y gordo desbordado.

Aunque la parte favorita está en el cuerpo docente que a veces nos acompaña, el joven profesor de física que tenía club de fans. La profesora de francés que el año pasado confesó amoríos prohibidos y esos clichés que hacen que la vida escolar realmente sea vida.

Confieso que algunas de mis sesiones de masturbación han sido dedicadas tanto al profesor de física como al de estadística. Tenían a su favor el atractivo y creo que algo de eso ayudó a que terminara trabajando con números, la vocación siempre inicia con el placer.

Cuando compré mi último dildo siempre pensé que una forma parecida debía tener el profesor de física. Me parece que cierto carácter corresponde a cierto tipo de forma del pene. Como las personas que leen en las manos la personalidad o los rasgos psicológicos. Una amiga el año pasado se lanzó sobre él, no quiso decir nada de cómo fue el sexo con el profesor porque esperaba que continuáramos con las fantasías.

En realidad, no sé si sea el mejor tipo de relación que se pueda tener pero es cierto que algo tiene la figura del docente, esa persona que está al frente del salón ejerce cierta presencia en particular que hechiza o despierta aborrecimientos extremos en las personas. Los psicólogos dicen que tiene algo que ver con el hecho de que representa la figura del padre o de la madre, así que ayuda a evitar incestos o cualquier tipo de desviación.

Si por un lado se tiene un profesor de buen ver y con un cuerpo que no parece corresponder a la profesión de estar sentado calificando durante días, alumnas como las que fuimos en ese entonces, de 17 o 18 años, agradecemos que haya una figura de autoridad a la cual desear.

No imagino lo que pudo haber sido tener un profesor gordo y anciano en todas las clases, de voz monótona y falta de personalidad. ¿Qué alumna se habrá masturbado pensando en el profesor feo de química que tenía aliento a arsénico?