Entre las tendencias de los nuevos tiempos el de la vida saludable me parece que es el que más adeptos nuevos tiene, son cada vez más frecuentes las dietas y las personas que buscan el apoyo de nutriólogos. No sólo eso sino que los gimnasios ahora tienen gente por todos lados y en cada colonia hay al menos tres.

Esta tendencia no sólo ha se ha visto reflejada en un aumento de prácticas como una alimentación más selecta y el ejercicio como cuidado del bienestar físico, sino que ciertas prácticas sexuales han empezado a ganar cierto auge como forma de experimentar con otras formas de placer. Entre estas nuevas tendencias está el sexo tántrico, que le debe mucho al yoga, lo que me lleva a otra de esas nuevas prácticas que es el sexo acrobático (requiere entrenamiento previo).

Como siempre, me puse a investigar por todos lados y me encontré con que, entre otras cosas, el sexo no implica un consumo de calorías como se esperaría, pero eso siempre dentro de un caso normal. Incluso las sesiones maratónicas, dicen los expertos (¿cómo le hacen para medir ese tipo de datos?).

Entonces me encontré con las siguientes variantes, para aquellas personas que prefieran sudar en pareja que en un gimnasio. Lo primero es experimentar con posiciones que exijan un mayor esfuerzo físico, desde aquellas en las que el hombre carga a la mujer, hasta otras en las que se puede incorporar algunas de las posiciones del yoga o gimnasia, eso sí, habrá que tomar un curso, nadie quiere lastimarse en medio del vaivén.

Nadie duda que el ejercicio puede tener agradables consecuencias en la cama, empezando por el buen ver. Una de esas tiene que ver con él sea capaz de dejarse llevar y alzarnos en el aire. Dicen por ahí que es una posición riesgosa, un error en los cálculos y habría que detener todas las buenas intenciones. Les recomiendo que echen un ojo antes de animarse.

Si se animan, también pueden probar con aquellas que implica pararse de manos, lo que ofrecería un 69 en vertical. La cantidad de posibilidades para poner a prueba el desempeño físico es inmensa. Desde estiramientos, tener la capacidad de abrir las piernas por completo, arquear la espalda y formar un puente. Otras necesitan de cierta elasticidad y buena disposición.

Para aquellas personas que realmente quieran incorporar el sexo a su entrenamiento también queda la opción de hacerlo parte del calentamiento. Pero creo que en realidad son cosas muy distintas, para mejorar la condición física está el ejercicio y todas esas cosas que un entrenador puede dejar como parte de una rutina.

Los que sólo buscan un pretexto para divertirse en la cama qué mejor, echen un ojo al listado infinito de posiciones que se pueden encontrar en Internet, después olvídenlas por completo y luego vean qué sale en la búsqueda por el placer, atrévanse incluso a salirse y hasta caerse de la cama. ¿Qué se pierde con experimentar?