Espero que todas hayan pasado unas excelentes fiestas, haya sido en familia, en compañía de sus grandes amigos o como hayan preferido hacerlo. Para algunas personas esta época del año puede ser la favorita, se reúne la familia, los que no siempre consiguen verse por miles de cuestiones y tienen la posibilidad de compartir en un ambiente de alegría y buena voluntad. Para otras personas se trata de una época difícil en la que no siempre pueden estar con sus seres queridos, ya sea por una u otra cosa, pero en la que se consigue un descanso de la rutina. Están también siempre las personas que se oponen con ganas a estas fiestas y juegan a ser el Grinch.

Por mi parte yo pensaría en que lo importante de estos días está en poder darnos un momento para disfrutar del cariño de la gente a nuestro alrededor y una de mis formas favoritas de hacerlo es por medio del sexo. Por eso mis regalos este año fueron pensados para que mis amigas empezaran a explorar su propia sexualidad, así que repartí juguetes sexuales a diestra y siniestra. Algo así como una Santa Clos pizpireta y coqueta.

No sé cuál sea la tradición que otras personas tengan y consideren normal, pero yo llegado cierto punto necesito escapar un momento de la fiesta y celebrar felizmente en pareja. Porque además hay una forma de disfrutar darse momentos en pareja durante las fiestas y mi favorita es escaparse y tener una rápida e intensa sesión de sexo. Se vuelve más divertido cuando nadie se da cuenta, o quién sabe.

Si hay algo que he aprendido con la experiencia es que para las fiestas las posiciones en las que ambos estamos parados son lo más efectivo, obviamente, más cuando se acompaña de la vestimenta adecuada, por ejemplo, un vestido suele ayudar bastante, aunque con este frío se complica.

Debo admitir que las posiciones parada no siempre son lo más práctico, más cuando no se han practicado y la comunicación con nuestra pareja apenas se está construyendo. Hay enredaderas que no siempre son cómodas o elegantes. En cierta forma ese tipo de momentos son los que te hacen ver si la relación irá a funcionar o no, desde la disposición para escaparse como la creatividad al momento de acoplarse.  Una cosa es cierta, es difícil tener la disposición adecuada después de una cena abundante, pero se trata de enfrentar los desafíos de la forma adecuada.

La Navidad es un momento para celebrar muchas cosas, depende mucho de la religión que se profese y las creencias que se tengan, pero es cierto que es una época en la que compartir se vuelve importante. Por eso creo que si vamos a hacer regalos en estos días hay que cuidar que sean cosas que puedan sernos de utilidad; por supuesto, el placer, la diversión y la risa son todavía más útiles que muchas otras cosas. Esta Navidad espero que hayan regalado algo que ponga una bella sonrisa en el rostro de alguien.