Mi pareja y yo hemos desarrollado una dinámica que nos encanta y es aprovechar las oportunidades de la vida para el placer, no sólo en el sexo, sino que disfrutar la vida y la intimidad de la pareja va más allá sólo del cuerpo, sino que tiene que ver con la comida, los viajes, los libros, el tiempo a solas y la compañía. No significa que nunca aparezcan problemas o que no haya tropiezos, sino que nos enfocamos en la felicidad mutua.

Todo esto es para ir al grano, tuvimos sexo en el centro comercial, un uno de los probadores de una tienda. Decir más no es necesario. ¿Cómo pasó? Habíamos hecho una expedición para comprar juguetes sexuales y decidimos pasar varias sex shops y ver qué se aparecía en el camino. También era necesario comprar algunas otras cosas y aprovechó cada quien para buscar cosas que le hacían falta, pantalones y playeras, vestidos y suéteres, ropa para el invierno que viene. Renovar el guardarropa siempre es algo necesario.

Lo que ocurrió fue que a ambos nos da por jugar a probarnos todo lo que nos encontramos, es como jugar a los disfraces, eso termina por cansar a las personas que a veces están ahí para ayudar, se dan cuenta de que no pensamos comprar todo lo que nos ponemos y prefieren buscar clientes que si tengan pensado llevarse algo.

En eso se nos apareció la oportunidad estaba el uno frente al otro y sin pensarlo mucho me sorprendió mientras me probaba un vestido. Fue una linda experiencia. Los detalles nunca me han parecido necesarios, pero creo que lo importante de esto es que debemos ir por la vida pensando en aprovechar lo que nos pone en frente.

Sé de amigas que alguna vez han intentado algo como esto y terminan siendo llevadas por las autoridades a una oficina gris para hablar con un señor amargado que siempre amenaza con llamar a la policía por faltas a la moral, otras que han sido descubiertas y se ven obligadas a comprar lo que traían. No siempre estas muestras de pasión terminan bien.

Lo divertido de esto es lo que ya todas sabemos, que nos puedan atrapar, la sensación de lo prohibido que se rompe y que hace volar la imaginación y con eso la excitación crece, dejarnos llevar por la emoción y no pensar en las consecuencias hace que el sexo se vuelva increíble.

No digo que lo intenten en todos lados, pero aprovechar las oportunidades, disfrutar de la relación en pareja tiene mucho que ver con construir experiencias para compartir, desde ir juntos a comprar equipo para el bondage, hasta tener algo para recordar como la vez que tuvimos sexo en un probador en un centro comercial.

La vida siempre tiene sorpresas, afortunadamente mi pareja y yo tenemos muchas anécdotas en las que el sexo ha sido el protagonista de varias de las aventuras que hemos tenido en la Ciudad de México.