Hay algo que tienen las fantasías que siempre van rondando en nuestras cabezas y tiene que ver con el hecho de que son parte de un anhelo, es decir, un deseo que parece que se escapa de lo que realmente podemos alcanzar.

¿Por qué son tan importantes las fantasías sexuales? Porque hacen crecer el deseo y con él también aumenta el placer; lo que resulta en que empecemos a vivir nuestra sexualidad de una forma diferente, donde hacemos un espacio en nuestras cabezas para un cambio, con eso conseguimos que sea más abierta.

Una fantasía sexual se trata, básicamente, de imaginar algo que nos haga excitarnos. Cuando iniciamos nuestra vida sexual todo es posibilidad y sueños sobre lo que podría ocurrir, con quién, dónde, de qué forma, el placer que se podría sentir. Se nos ocurren formas infinitas en las que podríamos satisfacer nuestro deseo, que además es muy probable que al inicio esté acompañado de los tiernos suspiros de la adolescencia y los primeros amores.

Por eso hay que entender que las fantasías son una mezcla de algo que deseamos de forma voluntaria, junto con algo de inconsciente y oculto que no conseguimos entender claramente y que tiene que ver con cómo se muestra el deseo en su forma más pura. 

En general las fantasías sexuales más usuales o más sonadas tienen que ver con romper algunas reglas, algunas convenciones sociales que pareciera que están hechas para limitar el placer. Sea como sea, decidí que haría mi propia lista de cuáles son las fantasías más usuales entre las mujeres, o al menos entre mis amigas, unas 20 para que pareciera que es un estudio serio.

1.- La fantasía más recurrente, o la que más me sonó, es la de representar el papel de stripper, porque se trata de una mujer que es capaz de seducir y que tiene a muchos hombres deseándola, esa cuestión, de ser observada y despertar la excitación entre tantos hombres, hay que reconocerlo, es algo que parece divertido como experimentar lo al menos una vez.

2.- La otra tiene que ver con la anterior, es el exhibicionismo y lo que yo puedo mencionar es que la posibilidad o seguridad de que hay alguien que nos observa y a quien decidimos mostrarnos es un juego de provocaciones que, al menos a mí, me tienta.

3.- Luego están las fantasías en las que se tiene sexo con un hombre misterioso y casual, salido de la nada, que tiene que ver con los juegos que nos hace la mente cuando el cuerpo empieza a despertar y no hay una persona con la cual compartirlo. Una amiga decía que con el vecino de arriba podría probar y ver si algo funcionaba. Claro, en mi imaginación, cuando esto pasa, siempre es un hombre atractivo, que lo desea tanto como yo.

4.- Por supuesto, el clásico, el trío con dos hombres porque incluso si no se quieren intentar cosas arriesgadas como la doble penetración, la parte atractiva es ser atrapada por una mayor cantidad de caricias y estímulos. Ahí está el primer y principal atractivo, lo que pueda seguir hay que dejarlo a la imaginación