Una de las costumbres más importantes que tengo con mis amigas, que creo que todas hacemos, es el de pasarnos los trucos para mejorar nuestro desempeño en la cama. Es importante que cada mujer busque hacer cambios para que el sexo y el placer que recibo y doy sean cada vez mayores.

Cuando tienes una pareja una de las cosas que siempre se deben hacer es renovar la forma en que experimentamos nuestra sexualidad. Renovar las sensaciones y pensar en otras formas de estimularnos, de sentir el cuerpo, el uno del otro, es el verdadero secreto para que una relación funcione por mucho tiempo en el aspecto sexual.

Una de las formas clásicas que tengo para aprender nuevas formas de alcanzar el placer es ver pornografía. Aunque no siempre lo que hacen en las películas es del todo práctico, lo que se presenta ayuda a imaginar posibilidades. Aunque nada es más revelador que compartir las experiencias que tenemos entre las amigas de confianza.

La última sesión fue un repaso de técnica para el sexo oral y decidí que era importante compartir en este espacio lo que cinco mujeres hemos aprendido al respecto. Que se parece un poco a lo que está en Internet, en cierta forma es un aprendizaje milenario, desde que el hombre y la mujer se encontraron sentido en el beso.

1) Vamos por partes. Uno de los trucos que considero más importantes es hacer las cosas con calma, o más bien tomarse el tiempo para que sea una cosa a la vez. Aunque los hombres suelen ser poco pacientes cuando se trata del placer, es mucho más disfrutable cuando se hace de a poco. Preparar las sensaciones y el terreno estimulando las zonas aledañas es algo que casi todos agradecen.

2) Busca el contacto visual. Los hombres, dicen por ahí, se excitan a partir de la vista, por eso es importante que al momento de hacer un blowjob él pueda verte, incluso si mantienes tu vista fija en él es probable que su mente empiece a jugar a favor de un buen orgasmo. Tiene que ver con que eso hace que el sexo oral sea más perverso en cierta forma. Tampoco tienes que verlo todo el tiempo, ya que estás en esas aprovecha para conocer bien las características de su pene, siempre funciona para recordarlo al día siguiente o traerlo a la memoria cuando es momento de masturbarse.

3) Trata bien el frenillo. Si no conoces bien las partes del pene, puede ser que haya necesidad de explorarlo bien. El frenillo es la parte que sería esa delgada línea que une al glande y al prepucio. En la mayor parte de los hombres es una zona sensible que los hace suspirar, gemir o gritar, dependiendo del caso. Ya sea que le dediquemos atención especial con la punta de la lengua o que sea el punto en el que ejerzamos un poco más de presión con los labios, es seguro que lo disfrutará.